Teléfono y WhatsApp 956 145 227

Legionella

¿Que és la legionella?

Legionella es una bacteria que habita en el agua de manera natural.

Legionella pneumophila

De las más de 30 especies de Legionella que se conocen, Legionella pneumophila es responsable de la mayoría de las infecciones en humanos.

Es el origen del 10% de los casos de neumonía.

¿Dónde está la legionella?

Se encuentra de manera natural en las aguas superficiales como lagos, ríos, estanques, formando parte de su flora bacteriana. Desde estas zonas la bacteria puede colonizar los sistemas de abastecimiento de las ciudades, y a través de la red de distribución de agua, incorporarse a los sistemas de agua sanitaria (fría o caliente) u otros sistemas que requieren agua para su funcionamiento, como torres de refrigeración, fuentes ornamentales, lavaderos de vehículos…etc.

En general, en su medio natural, la bacteria se encuentra en bajas concentraciones, pero en número suficiente para contaminar circuitos de agua artificiales, en los cuales encuentra condiciones favorables para su multiplicación y diseminación.

Instalaciones susceptibles

En las instalaciones de agua, en ocasiones, se favorecen el estancamiento de agua y la acumulación de productos que sirven de nutrientes para la bacteria, como lodos, materia orgánica y material de corrosión, formando una biocapa. La presencia de esta biocapa, junto con una temperatura propicia (20-45ºC mayor entre 35-37ºC), explica la multiplicación de Legionella hasta concentraciones infectantes para el ser humano. Si existe en la instalación un mecanismo productor de aerosoles (duchas, aspersores de riego, rociadores…), la bacteria puede dispersarse en el aire. Las gotas de agua conteniendo la bacteria pueden permanecer suspendidas en el aire y penetrar por inhalación en el aparato respiratorio.

Ciclo de vida

Legionella es de una bacteria capaz de sobrevivir en un amplio intervalo de condiciones físico-químicas. Se multiplica entre 20ºC y 45ºC y se destruye a 70ºC. La temperatura óptima de crecimiento de 35ºC a 37ºC.

Para que se produzca la infección (legionelosis) es necesario que el número de microorganismos alcance una concentración mínima, por lo que hace falta que se den unos “factores amplificadores” como son:

- Oxigeno, ya que se trata de una bacteria aerobia.
- Temperatura del agua entre 20 y 45ºC (óptimo 37º C).
- pH entre 5 y 8,5.
- Biopelículas o biofilms.
- Materiales inadecuados (acero galvanizado, acero al carbono).
- Presencia de otros microorganismos (protozoos, algas, bacterias.)
- Suciedad (presencia de materia orgánica, bacterias, protozoos…).
- Incrustaciones y corrosiones (carbonato cálcico y óxido de hierro).

NORMATIVA LEGAL

En la actualidad, la Normativa que regula la Legionella es el RD 865/2003 del 7 de julio por el que se establecen los criterios higiénicos-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis.

El Ministerio de Sanidad ha desarrollado y publicado unas Guías Técnicas de todas las instalaciones contempladas en el ámbito de aplicación del Real Decreto (artículo 2) como ampliación a este Real Decreto.

Tratamiento contra la legionella

Disponemos de los medios materiales y técnicos especialistas en Prevención y Control de la bacteria. Ofrecemos asesoramiento técnico personalizado frente a Legionella para todos los sistemas de agua: fría, caliente, contraincendios, fuentes ornamentales, lavaderos de vehículos, torres de refrigeración, sistemas de riego…

ESTUDIO

Tras el estudio pormenorizado de la instalación se redacta la documentación específica: Plan de Prevención y Control de Legionella, Evaluación de riesgos y Libro de Registros. En caso de inspecciones de Sanidad, se redactarán los Planes de Mejora y se propondrán las medidas correctoras en su caso.

TRATAMIENTOS

Ejecución de los tratamientos de limpieza y desinfección establecidos en Real Decreto en cada uno de los sistemas de agua.

MUESTRAS

Toma de muestras para estudio de la bacteria en laboratorio.

SEGUIMIENTO

Controles periódicos establecidos y seguimiento de la documentación.

Contagios de en personas, la legionelosis

La transmisión de la infección se realiza por vía aérea mediante la inhalación de aerosoles o gotitas respirables (menores de 5 µm) que contienen Legionella y también por microaspiración de agua contaminada.

La legionelosis no se transmite al beber agua, ingerir alimentos, de persona a persona, ni de animales a personas.

Enfermedades que puede provocar la legionella

La Legionelosis es una enfermedad que excepcionalmente se presenta en personas sanas en las que puede producir infecciones asintomáticas.

Para que se produzca infección en el ser humano se tienen que dar una serie de requisitos: Que el microorganismo tenga una vía de entrada a la instalación, que se multiplique en el agua hasta conseguir un número de microorganismos suficientes como para que sea un riesgo para personas susceptibles, que se disperse en el aire en forma de aerosol a partir del sistema, que sea virulento para el hombre, que individuos susceptibles sean expuestos a aerosoles con la cantidad suficiente de Legionella viable…

El cuadro clínico es muy variable, desde formas asintomáticas, hasta una neumonía grave con fallo multiorgánico, pero clásicamente, se distinguen dos formas clínicas: la infección pulmonar o neumonía por Legionella (puede variar desde una neumonía atípica a una forma clásica fiebre elevada, tos, dolor muscular, escalofríos, cefalea, dolor torácico, esputos, diarrea, confusión o alteración del estado de conciencia. La letalidad oscila entre el 15 – 30%,) y la fiebre Pontiac (fiebre, dolores articulares y musculares y afectación del estado general, tos, dolor torácico, diarrea y confusión).

¿Cómo se puede prevenir la legionella?

Dependiendo del sistema de agua a controlar y de forma general la prevención consistirá en el mantenimiento de temperaturas mínimas para agua caliente o en la concentración de desinfectante en agua fría.

La calidad del agua fría debe estar asegurada por la empresa suministradora debiendo ofrecer niveles de Cloro Residual Libre (CRL) entre 0,2 y 1 ppm (partes por millón). Si el agua fría es acumulada en depósitos para su bombeo en edificios, se deben controlar los niveles de desinfectante (CRL), pH y temperatura en los mismos.

En el caso de acumulación de agua caliente, la temperatura mínima de acumulación debe ser de 60ºC. En caso de sistemas con bomba de recirculación de agua caliente, la temperatura en el circuito de retorno debe ser de, al menos, 50ºC.

Es muy importante evitar estancamientos de agua, zonas con corrosión, sucias o con incrustaciones de cal.

¡LLÁMANOS!

¿Necesita nuestra ayuda?
Solicite una inspección gratuita

ROESBA

Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Biocidas de Andalucía

El Real Decreto 1054/2002, de 11 de octubre, por el que se regula el proceso de evaluación para el registro, autorización y comercialización de biocidas, establece la creación de un registro de biocidas, con el objetivo de tener un control exhaustivo sobre fabricantes, almacenes, distribuidores y empresas aplicadoras de este tipo de sustancias.

Cualquier empresa que se dedique al control de plagas u ofrezca servicios de aplicación de biocidas, obligatoriamente tiene que estar dada de alta en el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Biocidas de su comunidad autónoma, como PLAGATEX, que está inscrita con el número 0110-AND-250.